La reforma de la PAC que ha llevado a cabo el PP deja a los olivareros de nuestra localidad sin 3,2 millones de euros. Una mala gestión de los populares que han preferido primar a otros territorios y a otros cultivos frente al cultivo del olivar y que está suponiendo una merma considerable para la economía local tosiriana. El parlamentario andaluz Julio Millán lo ha explicado esta mañana en rueda de prensa acompañado de los concejales Manuel Anguita y Juani Calahorro.

Millán denunció hoy que los olivareros de la provincia son “los grandes damnificados” del reparto de las ayudas de la PAC diseñado por el PP. Sólo en Torredonjimeno, el palo va a suponer 3,2 millones de euros menos, más de 500 millones de las antiguas pesetas. “Son los paganos de la reforma, los que pagan para que otros territorios y otros cultivos reciban más dinero”, advirtió. Además, el parlamentario andaluz puntualizó que ésta es “la PAC del PP, la PAC de Rajoy, Cañete y Fernández de Moya”, porque las decisiones que han hecho daño al olivar “no se tomaron en Bruselas, sino que las tomó el Gobierno del PP en España”. “El PP le ha dado un varapalo tremendo a Jaén y al sector del olivar”, lamentó.

Según Millán, “la magnitud del desastre” de esta PAC se puede comprobar en el hecho de que Jaén pierde el 44% de las ayudas directas que se pierde en toda Andalucía, dato “revelador” que coloca al olivar jiennense como “al mayor perjudicado”. Señaló que la provincia pierde casi 42 millones de euros anuales, cifra que está muy por encima de las estimaciones iniciales. A esta cifra habrá que añadir además el dinero que se pierda de los fondos de desarrollo rural.
El responsable socialista afirmó que esta reforma de la PAC del PP tiene “unos grandes perdedores”, que son los pequeños y medianos agricultores, que perciben menos de 5.000 euros de ayudas, y que pierden un 16% respecto a 2013. En la provincia de Jaén son 83.075 agricultores que representan el 82% del total. Sus pérdidas se desglosan en la retención lineal del 8,64%, en un 2% por concepto de rebasamiento y en un 5% que se destina financiar las ayudas asociadas.
“Éste es el insulto final para los olivareros de Jaén. Es una indecencia, que debería avergonzar a los dirigentes del PP, que nuestros pequeños y medianos olivareros tengan que pagar las ayudas acopladas que se destinan a otros cultivos y que el Gobierno le ha negado al olivar en pendiente”, censuró. Millán preguntó “cómo el PP de Jaén y Fernández de Moya van a explicar esto en los pueblos de la provincia” y más concretamente a los 160.000 vecinos de las comarcas de Mágina, El Condado, Segura, Cazorla y Sierra Sur, donde se concentra este tipo de olivar menos productivo.
Además, el Gobierno ha eliminado las ayudas inferiores a 300 euros. En este año “ya ha fulminado” las ayudas menores de 200 euros y en 2017 dejarán de cobrarse las cuantías de hasta 300 euros. En la provincia de Jaén hay en torno a 10.000 agricultores que percibían estas ayudas.
Millán añadió que “los grandes ganadores” de la PAC del PP son los perceptores de ayudas por encima de 35.000 euros y especialmente de 300.000 euros, perceptores a los que antes se retenía entre un 10% y un 14% de las ayudas y ahora el PP les ha rebajado el recorte hasta el 8,64%. “En definitiva, los que más reciben, reciben más; los que menos reciben, reciben menos; y los que recibían menos de 300 euros, dejan de recibir”, resumió. El responsable socialista aludió a la “coherencia ideológica” del PP, cuyo “modus operandi” siempre ha sido “beneficiar a los poderosos y cebarse con los más débiles”. “El PP es el Robin Hood de los poderosos: le quita el dinero a los pobres para dárselo a los ricos”, aseveró.
Así las cosas, exigió al PP que “dé la cara” y que explique cómo se ha producido este tajo a las ayudas al olivar a pesar de que prometieron públicamente que Jaén no iba a perder ni un euro. Hay que tener en cuenta que todas estas decisiones que han supuesto pérdidas para el sector fueron tomadas por el Gobierno del PP en España tras la negociación en Bruselas, donde se logró un acuerdo aceptable desde la unidad y el respaldo real de Andalucía al Ejecutivo de Rajoy. “Desgraciadamente, esa reforma se convirtió en una pesadilla para el olivar al llegar a España y producirse el reparto de las ayudas”, indicó.